Su hijo Facundo Saravia también fue integrante del conjunto Los Chalchaleros en el año 1983 hasta que finalizaron sus actuaciones y siguió como solista.

Si bien su vida como cantor concluyó a la par de la despedida voluntaria de los escenarios del grupo, siguió concurriendo como invitado a programas de televisión y radio, para compartir sus interesantes y anecdóticos relatos.

A lo largo de su carrera, Los Chalchaleros editaron cerca de 50 álbumes, popularizando estilos folclóricos argentinos como la zamba, la cueca, la chacarera, el gato o el chamamé. Son considerados exponentes de la música argentina a nivel mundial.

Su despedida de los escenarios fue un periplo de conciertos por todo el país y el mundo inolvidable para los que tuvieron oportunidad de presenciarlo, dejando un legado para la posterida